Estamos haciendo historia

Investidura Patxi López

Investidura Patxi López

Fuente fotografía: www.noticiasdealava.com

“Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Al gobernante tampoco.”

Jaume Perich

Jueves 7 de mayo de 2009. El viento huele a cambio, a frescura y a esperanza. El sol también, da su bendición. Entre representantes políticos, periodistas, críticos, pueblo y sociedad, ilusionados e ilusionistas, hipócritas y santos, malos y peores, luchadores y perdedores, se encuentra Patxi López, al abrigo de ser ante todos ellos investido como Lehendakari. La antigua y experta Gernika le está mirando con sus bellos ojos de vieja; España entera también. En el momento del cambio nadie se atreve a ser héroe de su ideología. Todos callan, e incluso procuran no respirar, pensando que el momento único pueda evaporarse. Todos observan sin que exista en aquel momento para ellos colores con connotaciones: rojo, azul, magenta y verde hacen un bello collage. Antihéroes todos ellos asisten a una misa de esperanza. Los españoles, suspiran de alivio: la democracia ha dado una zancada de gigante hacia la ansiada libertad. El motor del cambio: la lucha, una lucha encarnecida en la que llevamos más de treinta años, viendo a los adorados inconformistas valientes luchar en pos de la libertad. Nuestra libertad. Es el primer gobierno vasco constitucionalista, democrático y no nacionalista. Se acabó estar gobernado por el fanatismo de unos cuantos. Se acabó el miedo, la presión y la negligencia. De una vez por todas, Ibarretxe y su plan de Maquiavelo terminaron. Comienzan tiempos de esperanza para todos los ciudadanos vascos. Comienzan tiempos de esperanza para un país durante años agazapado.

Mientras los perdedores, maldiciendo entre dientes, se dirigen al rincón, Patxi posa su mano sobre un libro que ha diseñado el genio de Ibarrola. Sin duda, no había mejor artista para señalar un momento tan importante en la historia española. Cuando lo viejo huele a agrio, sin duda es mejor cambiarlo. Patxi no quiso el crucifijo, ni la Biblia ni tampoco decir que sería “humillado ante Dios” como en tan numerosas veces había hecho su predecesor. Dios queda a demasiada distancia de los ciudadanos de los que verdaderamente es responsable.

Por primera vez en la historia, vemos a los grandes enemigos pactar por un futuro mejor y lleno de vientos de cambio y libertad. Sangre derramada y odio acumulado son el mejor estimulante, junto con unos ciudadanos vascos necesitados del verdadero apoyo de un Gobierno que escuche sus necesidades. Se acabaron las voces amenazantes, ahora los constitucionalistas, somos mayoría.

Se ha dado la vuelta a la tortilla. Son tiempos de optimismo. Los buenos tenemos el poder.

Ánimo Patxi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s